POLÍTICA ARGENTINA Y LA TEORÍA DE LAS VENTANAS ROTAS

La Teoría de las Ventanas Rotas, es un experimento del profesor en psicología social, Philip Zimbardo. Consistió en dejar dos autos abandonados en la calle, dos autos idénticos, la misma marca, modelo y hasta color. Uno lo dejó en el Bronx, por entonces una zona pobre y conflictiva de Nueva York y el otro en Palo Alto, una zona rica y tranquila de California.
El del Bronx fue atacado y desmantelado a los diez minutos. El de California permaneció intacto durante algunos días. Luego, el profesor destrozó algunas partes del auto con un martillo y unas horas más tarde, el auto estaba en las mismas condiciones que el del Bronx.  ¿qué tiene que ver esto con la política argentina? ¿cuál es la relación? Uno de los principales defectos de Latinoamérica es la corrupción de los funcionarios políticos, no es un fenómeno exclusivo a ninguna región, país, cultura o religión, sino por el contrario, es global. En este último tiempo se han logrado avances significativos en Latinoamérica,  aunque aún hay trabajo por realizar, y pienso ¿no será la corrupción parte de un efecto dominó originado por un “vidrio” roto que generó un desorden que no se llegó a contener a tiempo?

Si rompemos uno de los vidrios de una ventana de un edificio y nadie lo repara, es cuestión de tiempo para que todos los demás sean rotos. Si una comunidad exhibe signos de abandono y esto parece no importarle a nadie, entonces es cuando se comienza a generar el delito. Se comienza con delitos menores que no suelen ser sancionados, luego esto se traduce en delitos que cada vez van siendo más graves que los anteriores. 

Luciano Ciravegna, pregunta  “¿La corrupción existe para esquivar las trabas burocráticas o la burocracia existe para dificultar la corrupción?” 

Ningún país se salva de la corrupción, ya que la simple violación de cualquier norma general es en beneficio de un interés en particular. Podemos decir que responde a una economía individualista de cálculo de incentivos, señales y oportunidades de conveniencia. Según Nathaniel Leff, Samuel Huntington y Colin Leys la corrupción podría facilitar procesos burocráticos e incluso permitir la dinamización de la economía, con empresas ganando contratos, generando empleos y rentas.

Hay que tener en cuenta que una parte de la población vive bajo condiciones de ignorancia, marginalidad y pobreza, incluyendo a los chicos menores de 14 años, aquellos a los cuales no se les da una educación de calidad (a veces ni siquiera de mala calidad), aquellos que no tienen una alimentación adecuada, y tampoco les estamos asegurando de si tendrán un mejor mañana, lo que los lleva a ser vulnerables a la tentación del clientelismo. 

En gran parte de América Latina y el Caribe, el clientelismo es tan generalizado en la administración pública que los burócratas a los que se les han confiado aspectos críticos de la vida nacional, como salud, educación y economía, a menudo son contratados más por su valor político que por su competencia profesional.” (iadb.org, agosto 2014)

La falta de profesionalización en el servicio público y la falta de transparencia derivaron en el poder concentrándose cada vez más en las élites.

Ya cerrando y volviendo la Teoría de las Ventanas Rotas, por los años 80 en el metro de Nueva York, el cual se había convertido en el punto más peligroso de la ciudad. Se comenzó por combatir las pequeñas transgresiones: graffitis deteriorando el lugar, suciedad de las estaciones, ebriedad entre el público, evasiones del pago del pasaje, pequeños robos y desórdenes. Logrando así hacer del metro un lugar seguro. En 1994, Rudolph Giuliani, alcalde de Nueva York, basado en la teoría de las ventanas rotas y en la experiencia del metro, impulsó una política de “tolerancia cero”. Tomando su iniciativa, no es tolerancia cero frente a la persona que comete el delito, sino tolerancia cero frente al delito mismo. Debe aplicarse la tolerancia cero respecto de los abusos de autoridad. (Fragmento extraído de www.forodeseguridad.com)

¿Cuál es la verdadera cara de la corrupción? Tenemos pendiente divulgar aún más el mensaje de rechazo a la corrupción, sabiendo que, una imagen vale más que mil palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *